Cuatro Motivaciones Diarias

Día # 1 – Ame lo que hace o dedíquese a otra cosa

Nunca se alcanza el éxito total a menos que nos guste lo que hacemos. Nadie ha triunfado en un campo que no le agrada.

Tus oportunidades de éxito están directamente relacionadas con el grado de satisfacción que encuentres en lo que haces. Si estás en un trabajo que no te gusta, enfrenta la situación decididamente, renuncia y encuentra uno que te apasione.

Es mejor ir de fracaso en fracaso en algo que amamos que intentar tener éxito en algo que no amamos. Porque los fracasos son parte del éxito. No pongas las compensaciones económicas como una meta. Encuentra el trabajo que te guste y las compensaciones vendrán por sí solas.

Cuanto más ames tu trabajo, más éxito atraerás hacia ti.

Día # 2 – Siempre hay un Lado Bueno

Todo depende de la manera como ves las cosas.  Comienza a ver cada problema que se te presenta como una oportunidad. Siempre habrá un lado positivo en cada situación.

Los optimistas ven oportunidades en cada desgracia. Los pesimistas ven desgracias en cada oportunidad. El optimista ve la dona, el pesimista ve el hueco.

Puedes construir éxitos de cada fracaso. El desánimo y los errores son dos pasos en el camino al éxito. Ningún otro elemento puede hacer tanto por ti, si estás dispuesto a analizarlos y sacarles provecho.

Cuando está lo suficientemente oscuro es cuando se pueden ver las estrellas.

Día # 3 – Se requiere ser persistente para alcanzar una meta.

“Sigue intentándolo”, es la regla a seguir si quieres alcanzar el éxito en cualquier campo.

Tu éxito estará siempre relacionado con tus acciones. Simplemente sigue avanzando hacia su meta. Podrás cometer errores en el camino, pero nunca te rindas, aún cuando otros ya se hayan rendido.

Ser persistente significa soportar las dificultades para superar cada obstáculo, hacer lo que sea necesario para alcanzar la meta.

Al final, los únicos que habrán fracasado son aquellos que no lo siguieron intentando. Todo gran logro toma su tiempo.

Día # 4 – Usted no está solo en este mundo

Tú no eres una isla en medio del mar. Eres una pieza de este planeta, una pieza del Universo.

Las relaciones personales son la tierra fértil en la cual crecen todos los logros y todos los éxitos de la vida real.

Tu éxito no dependerá del apoyo que recibas de otras personas. La única valla que existe entre tú y lo que quieres lograr es la determinación que tengas para lograrlo.

Cuando te coloques en la situación del otro, sabrás porqué piensan y hacen ciertas cosas. Mientras a más personas ayudes a tener éxito, mayor será tu éxito.  Y dicho de otra forma: la manera más rápida para que alcances tu éxito será ayudando a otros a tener éxito.  Siempre piensa en términos de lo que quiere lograr la otra persona. 

Hacer cosas por los demás siempre paga dividendos. Cuando ayudas a alguien a cruzar el río hasta la otra orilla, te darás cuenta que tú también lo habrás logrado.

Exitos.

Comments are closed.